En los EE. UU., hay un proceso que debe emprenderse antes de que se le quite la libertad a una persona. Por ejemplo, una persona que ha sido acusada de un delito tiene los siguientes derechos:

El derecho a recibir notificación

Tiene derecho a que se le notifique que el gobierno tiene la intención de privarlo de su libertad. Si se le acusa de haber cometido un delito, se le debe informar de qué delito se le acusa.

El derecho a permanecer en silencio

Tendrá la oportunidad de ser escuchado y defenderse en un juicio. Antes de eso, puede defender su derecho a permanecer en silencio. Quienes lo acusaron o lo arrestaron no pueden obligarlo a presentar pruebas que puedan incriminarlo.

Si renuncia al derecho a permanecer en silencio y trata de defenderse, cualquier cosa que diga puede usarse en su contra en la corte. Por ejemplo, si una persona acusada de posesión de sustancias le dice a la policía que tiene una receta, la policía puede decidir que la defensa indica una posible red de tráfico de drogas de pago por receta.

El derecho a ser representado por un abogado

Desde el momento del arresto, tiene derecho a un abogado. Debe solicitar poder comunicarse con su abogado u obtener uno gratis. El derecho a un abogado se aplica durante los arrestos, los juicios e incluso si acepta un acuerdo de culpabilidad. En ese caso, un abogado puede explicarle cómo le afectaría a largo plazo.

El derecho a una decisión por parte de un tomador de decisiones neutral

La decisión final acerca de que usted es inocente o culpable no puede depender de las manos de quienes lo arrestaron o acusaron (la policía o los fiscales). Un juez, que no tiene ningún interés en el resultado, debe ser el que tome la decisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.